Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Saltar al contenido
My blog

Alimentos para la piel

Los alimentos que ingerimos juegan un papel importante en nuestra piel. Por eso es muy importante seleccionar aquellos que nos aportan mayores beneficios.

Tras finalizar la exposición a los rayos ultravioleta del sol debemos recomponer nuestro cuerpo. Así que se recomienda ingerir una dieta alta en vitaminas antioxidantes como la vitamina A, C y E. Además de otros antioxidantes como los polifenoles. De esta forma nos estamos asegurando una reducción de los radicales libres que contribuyen a la formación de arrugas, manchas y aquellos síntomas característicos del envejecimiento prematuro de la piel. Aquí vas a encontrar algunos alimentos para regenerar la piel, y que pueden ayudarte enormemente.

En un estudio se incidió luz ultravioleta para imitar la luz del sol a ratones. Se midió los antioxidantes y enzimas antes y después de la radiación, y se obtuvo que la catalasa de la epidermis y dermis, y el superóxido dismutasa se redujeron significativamente. 

También se observó que antioxidantes tales como alfa tocoferol, ubiquinol 9, ubiquinona 9, ácido ascórbico, ácido dehidroascórbico y glutatión reducido disminuyeron tanto en el estrato de la dermis como en la epidermis de la piel. El glutatión oxidado aumentó, aunque muy poco. Sin duda la peor parte se la lleva la epidermis porque tanto la disminución del ascorbato total como la catalasa de la epidermis fue mucho más pronunciada (1).

Todas estas sustancias anteriormente citadas sin duda son muy relevantes para el correcto funcionamiento y apariencia de la piel. Por lo que a través una alimentación densamente nutricional se puede prevenir todos estos daños en la piel.

Los antioxidantes contribuyen a reducir los radicales libres. El té verde y aquellos alimentos que contienen antioxidantes como la vitamina C, vitamina E, beta-caroteno, retinoides, coenzima Q10 y glutatión. De esta forma se reduce el proceso dañino de la piel (2).

Hablar de lo que hemos hablado antes pero aclararlo sobre todo en este primer parrafo: Todos estos antioxidantes proporcionan una mejora en la barrera de antioxidantes para hacer frente a las especies de oxígeno reactivas.

Combinando todos estos estos antioxidantes en la dieta es muy posible proteger a la piel del daño que producen los rayos ultravioleta del sol. 

Los rayos UVA son responsables del 95% de la radiación del sol, y es una causa de estrés oxidativo (3). Esta radiación penetra en la dermis y produce las especies de oxigeno reactivas.

Los rayos UVB son absorbidos por la epidermis. Pueden causar cáncer de piel y quemaduras.

Entre los carotenoides destacan el beta-caroteno, alfa-caroteno y licopeno, entre otros. Se acumulan en la capa de la epidermis y proceden de la dieta que ingerimos en nuestro dia a dia. Los niveles de carotenoides dependen de la zona del cuerpo, ya que por ejemplo se encuentran elevados niveles en la frente, palma de la mano y piel dorsal. Sin embargo se encuentran bajos niveles en la piel del brazo y la parte de atrás de la mano (4) (5).

En la vitamina E destaca el alfa-tocoferol. Tiene una función antioxidante en las células capaz de proteger los ácidos grasos poliinsaturados del proceso oxidativo. Algunos de los alimentos con vitamina E para la piel los vegetales, cereales, frutos secos y aceites de origen vegetal. Para aumentar los niveles de alfa-tocoferol es necesario ingerirla a través de alimentos o aplicarlas de forma tópica en la piel, y se reducen sus niveles con la exposición de los rayos UV. En la epidermis encontramos mayores niveles de este nutriente.

La vitamina C es un importante antioxidante que además actúa como cofactor en muchas reacciones metabólicas de nuestro organismo. Podemos encontrar la vitamina C en los cítricos, kiwi, cerezas, melones, tomates, brócoli, coliflor, coles de bruselas y repollo.

Por último, se encuentran los polifenoles entre los que destacan las cebollas, cacao, semillas de uva, té, manzanas, vino tinto, cítricos, bayas, cerezas y soja. Normalmente los polifenoles se encuentran en aquellos alimentos de color amarillo, rojo o morado. Los polifenoles son capaces de absorber la radiación procedente de UVB y parte de los UVA.

Estos nutrientes son muy sinérgicos entre sí, es decir cada nutriente es más potente en compañía de los otros que solo. 

Una vez que nos hemos decidido a incorporar antioxidantes a nuestra dieta debemos tener cuidado de no excedernos, ya sea por ejemplo a través de la suplementación. Ya qe de esta forma se desarrollaría un estrés antioxidante (6), y una modificación de la barrera antioxidante que se encuentra en la piel y que nos protege del estrés oxidativo. Así pues conseguimos el efecto contrario, y no estaríamos haciéndole ningún favor a nuestro cuerpo. Si estos antioxidantes proceden de los alimentos no tenemos porqué preocuparnos.

En el caso de que decidamos utilizar cremas con antioxidantes como la vitamina A, C y E, debemos seguir unas recomendaciones importantes antes de comprar una crema con estos componentes. El ácido ascórbico que pertenecer al complejo de la vitamina C es un gran antioxidante que además regula el pH de la crema cosmética.

Uno de los inconvenientes de la vitamina C es que se puede oxidar y reducir su eficacia. Para ello es muy recomendable asegurarte de que la vitamina C no este esterificada, sea ácida y tenga una concentración del 20% (7). Según este mismo estudio la vitamina E debe estar en forma d-alfa-tocoferol y no esterificada, en una concentración entre 2-5 %. La vitamina A interviene en la síntesis de colágeno y contribuye a que la piel luzca más joven. Entre los retinoides que pertenecen a la vitamina A y que podemos encontrar en las cremas cosméticas destacan la tretinoina, adapalene y tazarotene, así como retinol.

aloe vera

Aloe vera para la piel

Los egipcios apodaron el aloe vera como la planta de la inmortalidad. El aloe vera contiene las vitaminas antioxidantes A, ...
Leer Más

Microbiota intestinal y probióticos

Tanto los probióticos como los prebióticos son un elemento clave para mejorar la salud de la microbiota. Los probióticos sirven ...
Leer Más
microbiota y autismo

Microbiota intestinal y autismo

Existen indicios de que la microbiota intestinal está relacionada con el Trastorno de Espectro Autista (TEA). Ya que muchas de ...
Leer Más

(1) https://jidonline.org/retrieve/pii/S0022202X9390182HJournal of Investigative Dermatology.

(2) https://pubs.rsc.org/en/Content/ArticleLanding/2014/FO/C4FO00280F#!divAbstractJournal of Food & Function.

(3) https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0003986101923136?via%3DihubArchives of Biochemistry and Biophysics.

(4) http://cebp.aacrjournals.org/content/2/2/145.long#American Association for Cancer Research.

(5) https://www.jidonline.org/article/S0022-202X(15)40992-3/fulltextJournal of Investigative Dermatology.

(6) https://www.hindawi.com/journals/omcl/2012/480895/Hindawi Oxidative Medicine and Cellular Longevity.

(7) https://onlinelibrary.wiley.com/doi/abs/10.1111/j.1473-2130.2004.00067.xJournal of Cosmetic Dermatology.