Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Saltar al contenido
My blog

Aloe vera para la piel

aloe vera


Los egipcios apodaron el aloe vera como la planta de la inmortalidad. El aloe vera contiene las vitaminas antioxidantes A, C y E, de las que hemos hablado en este artículo. Ya que son muy necesarias para proteger a la piel de los radicales libres procedentes del sol. Además contiene vitamina B12, ácido fólico y colina. 

Al mismo tiempo proporciona minerales como el calcio, cromo, cobre, selenio, sodio, zinc, manganeso, potasio y magnesio. Los cuales son relevantes para el desarrollo de reacciones enzimáticas. Esta planta también contiene aloína y emodina que desempeñan un papel antibacteriano y antiviral (1).

También está compuesto por ácido grasos como el colesterol. Ya hemos hablado anteriormente de la función tan importante que posee el colesterol en la restauración de la epidermis. También posee algunas hormonas como las auxinas y giberelinas que contribuyen a la curación de heridas. Por último, y no por ello menos importante, tiene 20 de los 22 aminoácidos que necesitamos. 

Tanto el glucomanano y giberelina tienen propiedades curativas que ayudan a la producción de colágeno tras tomar por vía oral o tópica el aloe vera (2). El aloe vera también protege la piel de la radiación (3). 

El gel de aloe vera sintetiza una proteína en la piel, la metalotioneína, que reduce radicales hidroxilo, que pertenecen a los radicales libres, también interviene en enzimas como superoxido dismutasa y glutation peroxidasa, que realizan una función antiinflamatoria y reducción de radicales libres respectivamente (4).

El aloe impulsa la actividad de los fibroplastos, y estos a su vez la producción de elastinas y colágeno. Gracias a esto la piel tiene una mayor elasticidad y menor rugosidad. También contiene sustancias que inhiben el desarrollo de hongos, virus y bacterias.

Efectos secundarios del aloe vera.

Podría darse una reacción alérgica al aplicarse el gel de aloe vera en la piel. Para evitar esto es recomendable aplicar un poco de aloe vera en un área pequeña del cuerpo y confirmar que no existe ninguna reacción.

Si tomamos aloe vera en exceso cabe la posibilidad de contraer calambres abdominales, diarrea, orina roja, hepatitis, estreñimiento y desajuste electrolítico. Su continua ingesta podría desencadenar en cáncer colorrectal. 

No se aconseja tomar aloe durante el embarazo y lactancia ya que podría provocar malestar gastrointestinal en el bebé.

La aplicación tópica de aloe interacciona con algunos medicamentos como la cremas de hidrocortisona. Además de otros medicamentos como digoxina, digitoxina, furosemida y aquellos que disminuyen el azúcar el del paciente.

En definitiva es recomendable su uso pero no durante un largo período de tiempo. Por supuesto se debe evitar su uso en embarazadas, lactantes y personas que están tomando los medicamentos citados anteriormente. El aloe es una planta que ayuda a reparar los daños de la piel producidos por la radiación del sol y evitar, en la medida de lo posible, el envejecimiento prematuro de la piel, por todas las sustancias que contiene. 

(1) Indian Journal of Dermatology.

(2) https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/9562243Molecular and Cellular Biochemistry

(3) https://www.redjournal.org/article/0360-3016(94)00467-Y/pdfInternational Journal of Radiation Oncology.

(4) https://www.jidonline.org/article/S0022-202X(15)40086-7/fulltextJournal of Investigative Dermatology.