Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!
Saltar al contenido
My blog

Microbiota intestinal y autismo

microbiota y autismo

Existen indicios de que la microbiota intestinal está relacionada con el Trastorno de Espectro Autista (TEA). Ya que muchas de estas personas poseen ciertos desordenes gastrointestinales. Entre los que destaca la astricción, diarrea o intestino permeable. No es posible hablar de esta relación sin mencionar el eje intestino-cerebro que en este caso juega un papel determinante.

Relación entre la flora intestinal y el trastorno de espectro autista.

Uno de los razonamientos que explican esta relación es debido a la diferencia de número de especies de bacterias contenidas en la flora intestinal de personas autistas al compararla con personas sin el trastorno:

  • En un estudio se encontraron 10 veces más especies de bacterias Clostridium o Desulfovibrio en niños autistas con problemas gastrointestinales, en comparación con niños sanos que tenían problemas gastrointestinales parecidos (estudio)(estudio)(estudio). Esta familia de microorganismos se caracteriza por la producción de elementos tóxicos, y que a su vez estos reducen la actividad de los neurotransmisores.
  • También se ha encontrado evidencia de que existe un desequilibrio entre Bacteroidetes y Firmicutes, en la microbiota intestinal de niños con autismo. Además se ha observado que existen elevados niveles de algunas bacterias tales como: Bacteroidetes phylum, bifidobacterium, lactobacillus, sutterella, prevotella, generos ruminococcus y familia alcaligenaceate, en estas personas (estudio)(estudio)(estudio)(estudio).

Factores como la alimentación podrían ayudar enormemente.

Esto explica que una alteración de especies de bacterias en la composición de la flora intestinal puede empeorar los síntomas de estos pacientes. De esta forma la ingesta de comida saludable es uno de los factores que se puede controlar y que producen una gran mejora en la salud de estos pacientes. Para que así la microbiota se asemeje lo máximo posible a aquellas personas sin este trastorno. Pero esto no es fácil de conseguir ya que ellos por sí solos detestan la comida saludable como veremos en el siguiente párrafo.

Las personas con este trastorno destacan por tener ciertas dificultades al ingerir alimentos. Ya que más del 90 % de estas personas tienen problemas a la hora de comer (estudio). Su explicación radica a que seleccionan los alimentos que van a comer por su textura o la apariencia que presentan. Esto hace que los alimentos ricos en almidón y altamente procesados son sus principales preferencias. Además, como era de esperar también muestran repulsión a las frutas y verduras (estudio)(estudio).

Natasha Campbell es una doctora de origen ruso que ha dedicado una gran parte de su vida a estudiar el impacto que tiene la microbiota intestinal en el TEA. Tiene una consulta donde cada día ve que muchos de las enfermedades psiquiátricas empiezan en la microbiota intestinal de estos pacientes. Todo este interés nació como consecuencia de que su hijo tenía autismo, por lo que su experiencia en la medicina y su constancia hizo que fuera posible su curación. Esto la hace ser un ejemplo de superación para muchas personas que tienen esta misma dificultad.

Ella es partidaria de actuar lo antes posible para así ganar tiempo. Para así poder mejorar significativamente los síntomas del niño que tiene autismo. Y con ello aumentar la probabilidad de una curación total.

Se realizaron estudios en animales acerca de la relación entre el embarazo y el autismo. Todavía no en humanos.

El embarazo también podría ser importante en el desarrollo de autismo en el niño. Puesto que en caso de que la progenitora experimente una respuesta inmune elevada durante algún momento de la gestación. Esto podría traducirse en un gran riesgo de que el niño sea autista. La investigación tuvo lugar a través de ratones madre a las que se les provocaba una elevada respuesta inmune. Y cuando el ratón nacía éste experimentaba el trastorno de autismo (10). Se encontró también que el intestino permeable era una característica común de los ratones con TEA. Por lo que esto facilita que los compuestos tóxicos pasen a la sangre. Y después al cerebro, elevando así los síntomas del autismo o incluso su desarrollo.

Todo esto se estudió en animales y no en seres humanos, por lo que todavía no se puede saber con exactitud si esta relación puede ser totalmente cierta.

Posibles tratamientos eficaces que puede producir mejoras en el autismo.

Tanto los probióticos como el trasplante de microbiota pueden mejorar considerablemente el comportamiento de niños con autismo. Pero aún son necesarios más estudios para esclarecer su mecanismo y así poder mejorar los síntomas de personas con autismo o incluso su curación total. Esto es la finalidad que se persigue.

Consideraciones finales.

Es importante ser consciente de que si el niño es propenso a sufrir esta enfermedad o ya la esta teniendo deberemos saber que una dieta muy sana sin alimentos procesados y/o azucarados pueden mejorar enormemente su comportamiento.

Por otro lado, tanto los probióticos como el trasplante de microbiota pueden ayudar enormemente. Pero también puede haber algunos casos en los que no. Ya que la genética y factores ambientales de las personas varian mucho de unas a otras. Esto puede hacer que para los que algunos funciona para otros no responda como se espera. Todos estos estudios ayudan a que en el futuro se abran nuevas investigaciones. Con el fin de lograr resolver muchos más interrogantes, y sobre todo analizar si realmente es efectivo hacer uso del probiótico.

Summary
Article Name
Microbiota y autismo
Description
Aquí te contamos todo lo referente a este relación que en los últimos años esta convenciendo cada vez más a la comunidad científica